#ComunicÁGORA > El no de una mujer viene del latín «ruégame un poquito»

En esta ocasión, os traemos el análisis de un soporte publicitario que nos podemos encontrar a pie de calle en diferentes establecimientos, sobre todo en restaurante.

En concreto el caso de análisis que presentamos en el de una casa de apuestas que usa el soporte de forma machista (y con mala ortografía incluida) con el mensaje: «El no de una mujer proviene del latin: ruegame un poquito».

La publicidad no es conducta ni actitud, es ideología. La transmisión de esta ideología determina el proceso de estereotipia publicitaria del género femenino, por lo cual es estereotipo publicitario es símbolo del sexismo, de la modernidad, del consumo, del capitalismo de occidente…(DE ANDRÉS, S. 2002). Seguramente, detrás no haya un profesional de la comunicación, y ni mucho menos un Plan de Igualdad de forma transversal en su actividad, si no una mentalidad poco creativa que recurre al machismo para atraer al público masculino, según el informe Análisis del perfil del jugador online 2016-2017, elaborado por la Dirección General de Ordenación del Juego: el 84,93% de los usuarios únicos activos en 2017 eran hombres (1.184.775 usuarios) y el 15,07% mujeres (210.174 usuarias).

Debemos apostar por el respeto, y sobre todo cuando está en nuestra mano, como es en este caso donde la tiza se desliza para lanzar un mensaje que nosotros/as queramos, además ¿por qué no lanzar un mensaje creativo que incluya a todas las personas? quizás consigas más clientes, y si no el agrado del público como en el siguiente:

Muchos son los impactos publicitarios que recibimos, y en tan solo 1 segundo una imagen, una palabra o un color puede llamar tu atención. Apostemos por colores, palabras e imágenes que promuevan la igualdad, y no caigamos en perpetuar conductas machistas. ¡Tu cerebro es una gran cantera de ideas!