#ComunicÁgora Te desnudan cuando les apetezca

La ropa es un elemento que nos identifica, nos da personalidad, pero también nuestro cuerpo, tal cual, sin ningún paño que lo cubra es nuestra forma de expresarnos bien la intimidad o de forma pública, siempre y cuando seamos libres para hacerlo.

El machismo, y esa necesidad de quedarse con todo de la mujer, incluyendo nuestra desnudez, ha llevado a crear la aplicación DeepNude. Su utilidad para el mundo: desnudar a cualquier mujer. Es una aplicación que usando una base de datos de desnudos crea un puzzle sobre el cuerpo de cualquier mujer, es decir si subes una foto de una mujer vestida, y la app te crea un puzzle donde sale la mujer desnuda, técnicamente no es real, pero a continuación veremos sus usos:

  • Cumplir fantasias: Algunos portales digitales indicaban y promocionaban la app como «hace realidad el sueño húmedo de muchas personas». Y es curioso, porque en este caso usan el personas y no «hombres». Entendemos que haya mujeres que también les gusta las mujeres, pero seguramente sean las que menos se descarguen la app.

 

  • Venganza: difernetes publicaciones, han indicado que exparejas, han hecho uso de la applicación para ridiculizar e indicar actitudes poco respetadas a exparejas, aunque esas fotos jamás se hayan hecho en la realidad. No solo entre exparejas, también entre chicos que han sido rechazados o para presumir de con quién estaban ligando online.

Por su parte los creadores de la aplicación han indicado en su cuenta de twitter con más de 20mil seguidores/as: “el mundo no está listo aún para DeepNude”, tras recibir diferentes críticas, y estas no cesar, pese a reaccionar antes las primeras de ellas aplicando marcas de agua en la imagen falsa indicando que es una foto falsa. La app se sigue utilizando aunque no se aplican actualizaciones, e incluso han salido aplicaciones gemelas, cuyo nombre no vamos a promocionar. En cambio os invitamos a a probar la Liad@s, la Universitat de València ha desarrollado una App que reduce comportamientos sexistas y actitudes de violencia de género en adolescentes. La tecnología debe usarse para el bien común.