No se puede detener lo inevitable. Este Rincón Fertilidad no tiene frenos y ayer volvió a demostrarlo alargando la estela de su año de los récords y aludiendo además a la popular frase de que las finales están para ganarlas. Dicho y hecho: tres finales, tres títulos. Una gesta que comenzó a fraguarse en Alhaurín de la Torre hace exactamente 244 días, y que se completó este sábado, a más de 2.500 kilómetros de distancia de Málaga, en la capital de Croacia y sede del último y correoso rival del equipo, el Lokomotiv de Zagreb.

La hoja de ruta de este absolutamente inesperado triplete tuvo su inicio en el ahaurino pabellón El Limón, sede de la segunda Copa de la Reina que organizaba la provincia (tras la de Ciudad Jardín en 2018). Un evento que se convirtió en todo un ejemplo de organización con público tras el confinamiento en España y que tuvo que aplazarse en numerosas ocasiones por la inseguridad y el absoluto caos en el que el coronavirus transformó el mundo. Incluso, como otros tantos torneos, se llegó a pensar en su cancelación definitiva, pero el destino quería que la Copa se celebrase y con el Rincón Fertilidad como anfitrión. Entonces, tras derrotar al Rocasa Gran Canaria (en cuartos) y al Liberbank Gijón (en la semifinal), se plantó en la gran final ante el Elche (20-24). Un duelo entre dos conjuntos que no partían como favoritos y que el cuadro local dominó de principio a fin, con la central gallega Estela Doiro condecorada como la ‘MVP’ del partido.

Aquella victoria marcó el nacimiento del éxito de este equipo y también marcó un hito en la historia del club. Era su primer título nacional, por fin, tras 26 años de historia, podía tutear a los grandes. Tras aquel pitido final, plantilla y cuerpo técnico pudieron fundirse en un abrazo al ver cumplida una promesa que ya pesaba como una losa sobre sus espaldas. El título más especial de un conjunto que, bañado en lágrimas, pudo subir al podio y enviar su Copa al cielo, bajo el lema de ‘Va por ti, Diego’. Y es que esta era la Copa que siempre ansió él, la ‘alma mater’ del conjunto, Diego Carrasco, trágicamente fallecido en julio de 2019.

Sufrimiento, coraje y crecimiento hasta conformar una plantilla que no tiene ni quiere ponerse techo. Además, un triplete sin precedentes. Y es que, hasta la fecha, ningún club español femenino de balonmano se había coronado la misma temporada en la Copa de la Reina, la Supercopa de España y en esta competición europea, la EHF Cup. De hecho, el último conjunto nacional que ganó en esta tercera categoría continental fue el Rocasa Gran Canaria, que lo consiguió hasta en dos ocasiones y recientemente: en la temporada 2015-16 (en la que fue subcampeón de Liga) y en la 2018-19, en la que se hizo con su único trofeo de la División de Honor. El último equipo femenino de balonmano que logró un triplete en nuestro país fue el poderoso Super Amara Bera Bera en un brillante curso 2015-16, en el que culminó la gesta y levantó los títulos de Liga, Copa de la Reina y Supercopa.

Un nuevo capítulo para el libro de la historia del club, que sin duda, marcará un antes y un después para la entidad y para el deporte de la provincia y de Andalucía, que nunca antes pudo presumir de un equipo femenino de balonmano así, que rompiera los esquemas, que crease escuela, que demostrase que las ‘bajitas’ también pueden soñar en grande.

Fuente: Marina Rivas |DiarioSUR

Foto: El Rincón Fertilidad en la Copa de la Reina. / SALVADOR SALAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *