QUE NO SE OLVIDEN SUS NOMBRES: Martina, Julia, Virtudes, Dionisia, Carmen, Ana, Blanca, Adelina, Victoria, Elena, Joaquina, Pilar y Luisa. De profesión costureras, patronistas y modistas, tenían menos de 30 años (algunas recién cumplidos los 18 años), militantes de las Juventudes Socialistas Unificadas, pero no todas, que tras la victoria del general Franco, se arriesgaban a seguir militando en sus barrios para reconstruir la resistencia antifascista. No cometieron ningún delito de sangre, y sin embargo su sentencia fue la pena de muerte. No hubo justicia, justicia ciega.

Carmen (20 años), Martina (24 años), Blanca (29 años), Pilar (27 años), Julia (19 años), Adelina (19 años), Elena (20 años), Virtudes (18 años), Ana (21 años), Joaquina (23 años), Dionisia (20 años), Victoria (18 años) y Luisa (18)

 

Su fusilamiento tuvo lugar en la fachada del Cementerio del Este (Almudena) de Madrid en el alba del 5 de agosto de 1939, ha quedado en la memoria de toda una generación, y debemos seguir mantiéndolo vivo, seguir luchando por la igualdad, seguir luchando por las mujeres. NI UN PASO ATRÁS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *